Avisar de contenido inadecuado

Materialismo Dialéctico

{
}

Materialismo Dialéctico

Materialismo

Doctrina según la cual toda existencia se puede reducir a materia o a un atributo o efecto de la materialidad. Según esta doctrina, la materia es la última realidad y el fenómeno de la conciencia se explica por cambios fisioquímicos en el sistema nervioso. El materialismo es, por lo tanto, lo opuesto al idealismo, que afirma la supremacía de la mente y para el que la materia se caracteriza como un aspecto u objetivación de la mente. El materialismo extremo o absoluto se conoce como monismo materialista. De acuerdo con la teoría mente-materia del monismo, (Concepción común a todos los sistemas filosóficos que tratan de reducir los seres y fenómenos del universo a una idea o sustancia única, de la cual derivan y con la cual se identifican. Se llama así por antonomasia el materialismo evolucionista de Haeckel) según la expuso el metafísico británico William Kingdon Clifford en su obra Elementos de dinámica (1879-1887), la materia y la mente son consustanciales, siendo la una un mero aspecto de la otra. El materialismo filosófico data de la antigüedad clásica y ha tenido numerosas formulaciones. Los primeros pensadores griegos estuvieron de acuerdo con una variante del materialismo conocida como hilozoísmo, (Doctrina según la cual la materia está animada) según la cual la materia y la vida son idénticas. Relacionada con el hilozoísmo está la doctrina del hiloteísmo, que afirma que la materia es divina y niega la existencia de Dios al margen de sí misma. El atomismo de Demócrito (460-370 a.C.) retomado por Epicuro, entra dentro de esta corriente filosófica. Materialismo cosmológico es un término que se usa para denominar una interpretación materialista del universo. El materialismo antirreligioso nace del espíritu de hostilidad hacia los dogmas teológicos de la religión organizada, en concreto los del cristianismo. Entre los más notables exponentes del materialismo antirreligioso se encuentran los filósofos franceses del siglo XVIII Denis Diderot, Paul Henri d'Holbach y Julien Offroy de la Mettrie. De acuerdo con el materialismo histórico, formulado en los escritos de Karl Marx, Friedrich Engels y Vladímir Ilich Lenin, en cada época histórica el sistema económico imperante determina las necesidades de la existencia, la forma de organización social y política, así como los aspectos religiosos, éticos, intelectuales y artísticos de cada época. En los tiempos modernos el materialismo filosófico estuvo muy influido por la doctrina de la evolución e incluso puede decirse que ha sido asimilado con la más amplia teoría de la evolución. Los evolucionistas trascienden el simple antiteísmo o ateísmo materialista y pretenden mostrar cómo las diversidades y las diferencias en el universo son el resultado de procesos naturales en oposición a los fenómenos

 La Dialéctica

Ciencia que trata de las leyes más generales del desarrollo de la naturaleza, de la sociedad y del pensamiento humano. Una larga historia ha precedido a la concepción científica de la dialéctica, y el concepto mismo de dialéctica ha surgido durante la reelaboración y hasta la superación del sentido inicial del término. Ya la filosofía de la Antigüedad subrayo con gran fuerza el carácter variable de todo lo existente, concibió la realidad como un proceso, elucido el papel que en este proceso desempeña la transformación de toda propiedad en su contraria (Heráclito, en parte los materialistas de Mileto, los pitagóricos). A tales investigaciones no se aplica todavía el término dialéctica. Al principio, con este término (dialektike tekme – Arte de la dialéctica) se designaba el arte del dialogo y de la discusión: La capacidad de sostener una discusión por medio de preguntas y respuestas. El arte de clasificar los conceptos, de dividir las cosas en géneros y especies. Aristóteles consideraba que el inventor de la dialéctica fue Zenón de Elea, quien sometió a análisis las contradicciones que surgen cuando se intenta comprender el concepto de movimiento y de multiplicidad. El propio Aristóteles distingue la dialéctica como ciencia de los argumentos probables, de la analítica,  ciencia de la demostración. Platón, siguiendo a los Eleatas define al ser verdadero como verdadero e invariable, más en los diálogos. El sofista y Parménides fundamentan las conclusiones dialécticas en el sentido de que los géneros superiores de lo que es solo pueden concebirse de modo que cada uno de ellos sea y no sea, resulte igual a si mismo  y no igual, sea idéntico a sí y se transforme en su otro. Por esto el ser incluye en si contradicciones: es uno y múltiple, eterno y transitorio, invariable y variable, reposa y se mueve. La contradicción es la condición necesaria para incitar el alma a la cogitación (Reflexionar o meditar). El arte de hacerlo es, según Platón, el arte de la dialéctica. Siguieron desarrollando la dialéctica los neoplatónicos (Plotino, Proclo). En la Escolástica, la filosofía de la sociedad feudal se empezó a dar nombre de dialéctica a la lógica formal, que fue contrapuesta a la retórica. En la época del Renacimiento, formulan ideas dialécticas acerca de la “coincidencia de contrarios”, Nicolás de Cusa y Bruno. En la época Moderna, a pesar del predomino de la metafísica, Descartes y Spinoza ofrecen ejemplos de pensamiento dialéctico; el primero, en su cosmogonía; el segundo, en la teoría sobre la substancia (Ser, esencia o naturaleza de algo) como causa de si misma. En el siglo XVIII, descuellan en Francia, por la riqueza de sus ideas dialécticas, Rousseau y Diderot. El primero investiga las contradicciones como condición del desarrollo histórico; el segundo además, estudia las contradicciones en la conciencia social de su tiempo (“El sobrino de Rameau”). Constituye una etapa importantísima en el desarrollo de la dialéctica antes de Marx, el idealismo clásico alemán, el cual, a diferencia del materialismo metafísico, veía en la realidad no solo el objeto del conocimiento, sino que además la consideraba como objeto de actividad. Por otra parte, el desconocimiento de la base verdadera, material, de la cognición y de la actividad del sujeto, llevo a los idealistas alemanes a tener una concepción limitada y errónea de la dialéctica. El primero en abrir una brecha en la metafísica fue Kant, quien señalo el valor de las fuerzas contrarias en los procesos físico y cosmogónico, introdujo – por primera vez después de Descartes – la idea de desarrollo en el conocimiento de la naturaleza. En teoría del conocimiento Kant desarrolla las ideas dialécticas en la teoría de las “antinomias”. No obstante, la dialéctica de la razón, según Kant,  es ilusoria y se elimina tan pronto como el pensamiento vuelve a sus límites circunscriptos al conocimiento de los fenómenos y nada más. Más tarde, en teoría del conocimiento (en “Doctrina de la ciencia”), Fichte expuso el método “antitético” (Que denota o implica antítesis) para la investigación de las categorías, método que contiene importantes ideas dialécticas. Siguiendo a Kant, Schelling amplia la concepción dialéctica de los procesos de la naturaleza. En la cima de la dialéctica anterior a Marx, se encuentra la idealista de Hegel. Independientemente de su falsa concepción, en Hegel por primera vez se concibe todo el mundo de la naturaleza, de la historia y del espíritu como un proceso, es decir, en constante movimiento, cambio, transformación y desarrollo, intentando además poner de relieve la conexión interna de este movimiento y desarrollo. A diferencia de las determinaciones abstractas del entendimiento, la dialéctica, según Hegel, es el paso de una determinación a otra en el cual se pone de manifiesto que tales determinaciones son unilaterales y limitadas, es decir, contienen la negación de si mismas. Por este motivo la dialéctica, según Hegel, es le alma motriz de todo despliegue científico del pensar y constituye el único principio que introduce en el contenido de la ciencia una conexión inmanente y la necesidad. El resultado de la dialéctica de Hegel rebaso en mucho el significado que él mismo le había asignado. En la doctrina hegeliana sobre la necesidad con que todo se transforma en su negación, se hallaba contenido el principio que revoluciona la vida y el pensamiento, por lo que los pensadores avanzados veían en la dialéctica de Hegel el álgebra de la revolución. La concepción verdaderamente científica de la dialéctica fue creada solo por Marx y Engels. Después de desechar el contenido idealista de la filosofía de Hegel. Marx y Engels estructuraron la dialéctica sobre la base de la concepción materialista del proceso histórico  y del desarrollo del conocimiento, generalizando los procesos reales que ocurren en la naturaleza, en la sociedad y en el pensar. En la dialéctica científica, se combinan orgánicamente las leyes del desarrollo tanto del ser como del conocer, dado que tales leyes, por su contenido, son idénticas, y solo se diferencian por la forma. De ahí que la dialéctica materialista sea no solo una doctrina antológica, sino, además, gnoseológica, una lógica que examina el pensamiento y la cognición tanto en su devenir como en su desarrollo, pues las cosas y fenómenos son lo que devienen en el proceso de su desarrollo, y en ellos esta contenido, como tendencia, su futuro, es decir, aquello que devendrán. En este sentido, la dialéctica materialista ve también la teoría del conocimiento como generalización de la historia del conocimiento, y cada concepto, cada categoría, a pesar de su carácter de máxima generalidad, llevan la impronta de la historicidad. La categoría principal de la dialéctica materialista es la contradicción. En la teoría de las contradicciones, la dialéctica materialista descubre la fuerza motriz y la fuente de todo desarrollo; en esta categoría se encuentra la clave de todos los demás principios y categorías del desarrollo dialéctico: el desarrollo por medio de la transformación de los cambios cuantitativos en cualitativos, la interrupción de la gradualidad, los saltos, la negación del momento inicial del desarrollo y la negación de esta misma negación; la repetición, sobre una base superior, de ciertas facetas y rasgos del estado inicial. Precisamente, es esta manera de concebir el desarrollo que distingue la dialéctica de todo genero de concepciones evolucionistas vulgares; tan características de las teorías contemporáneas burguesas y reformistas. La dialéctica materialista constituye un método filosófico para investigar la naturaleza y la sociedad. Solo con un criterio dialéctico es posible comprender el camino complejo y lleno de contradicciones por el que se va formando la verdad objetiva, la conexión de los elementos de lo absoluto y de lo relativo en cada escalón del avance de la ciencia, los pasos de unas formas de generalización a otras formas, mas profundas. La esencia revolucionaria de la dialéctica materialista, inconciliable con todo estancamiento e inmovilidad, hace de la propia dialéctica un instrumento de la transformación practica de la sociedad, una ayuda para tomar objetivamente en consideración las necesidades históricas del desenvolvimiento social, la falta de correspondencia de las viejas formas respecto al nuevo contenido la necesidad de pasar a formas superiores que faciliten el progreso de la humanidad. La estrategia y táctica de la lucha por el comunismo se elaboran en plena correspondencia con la concepción materialista dialéctica del mundo (lógica dialéctica).

 Materialismo Dialéctico

 Concepción filosófica científica del mundo, una de las partes componentes del marxismo, su base filosófica. Fue creado por Marx y Engels y ha sido objeto de ulterior estudio por parte Lenin y otros marxistas. El materialismo dialéctico surgió en la década de 1840 y ha desarrollado en indisoluble conexión con los resultados de la ciencia y la practica del movimiento obrero revolucionario. Su nacimiento represento una autentica revolución en la historia del pensamiento humano y en la historia de la filosofía. Pero esta revolución implicaba la sucesión, la reelaboración critica de todo cuanto de avanzado y progresivo había sido alcanzado ya por la historia del pensamiento humano. Dos corrientes fundamentales de la filosofía precedente se fundieron en el materialismo dialéctico y fueron fecundadas por el nuevo enfoque, por la nueva y profundamente científica concepción del mundo. Por una parte, se trataba de la línea de la filosofía materialista, cuyas fuentes se remontaban a un pasado lejano; por otra parte, era la línea del desarrollo de la concepción dialéctica del mundo, que poseía también profundas tradiciones en la historia de la filosofía. El desarrollo del pensamiento filosófico en íntima relación con la ciencia y con toda la práctica histórica de la humanidad, conducía con sujeción a  leyes a la victoria de la concepción materialista del mundo. Pero las teorías de los viejos materialistas adolecían de un defecto esencial, el de ser metafísicas, mecanicistas, a pesar de contener algunos destellos de la dialéctica, combinaban el materialismo en concepción de la naturaleza, con el idealismo en la elucidación de los fenómenos sociales. Los filósofos que en esa época moderna quisieron progresar la concepción dialéctica del mundo eran en lo fundamental idealistas, cosa que con particular claridad se manifestó en el sistema de Hegel. Marx y Engels no se limitaron hacer suyas las teorías de los viejos materialistas y la dialéctica de los idealistas, sintetizándolas en una unidad. Basándose en los resultados mas recientes de la ciencia natural, en toda la experiencia histórica de la humanidad, demostraron que el materialismo solo puede ser científico y consecuente hasta el fin, si se hace dialéctico a la vez que la dialéctica solo puede ser auténticamente científica si se hace materialista. En la formación del materialismo dialéctico influyo también de manera esencial el hecho de que se estructurara la concepción científica del desarrollo social y de las leyes del mismo (materialismo histórico). Sin la concepción materialista dialéctica del mundo habría sido imposible vencer al idealismo en su último refugio: la explicación de la esencia de la sociedad humana. Por otra parte sin un enfoque materialista de la sociedad, sin un análisis de la práctica histórico – social y, ante todo, de la producción social como base del ser humano, habría sido igualmente imposible crear una concepción filosófica consecuente del mundo, explicar las leyes del conocimiento humano. Los fundadores del marxismo resolvieron este problema. Por esto, el materialismo dialéctico surgió como grandiosa síntesis filosófica que abarca en una concepción única toda la compleja red de fenómenos de la naturaleza, de la sociedad humana y del pensar, síntesis que unía organizadamente en si misma el método filosófico apto para explicar y analizar la realidad con las ideas de transformación practico – revolucionaria del mundo. Esto último constituye uno de los rasgos más característicos del materialismo dialéctico a diferencia de la vieja filosofía, la cual, en lo fundamental, se limitaba a explicar el mundo. En este hecho hallaron su manifestación las raíces de clase de la filosofía marxista como concepción del mundo de la clase más revolucionaria, la clase obrera llamada a aniquilar el régimen social basado en la explotación del hombre por el hombre y a construir una sociedad sin clases, la sociedad comunista. Con el nacimiento del materialismo dialéctico culmina en lo fundamental el proceso histórico que lleva a la filosofía a separarse y a formar una ciencia aparte, con su objeto especifico de investigación. Tal objeto esta constituido por las leyes más generales del desarrollo de la naturaleza, de la sociedad y del pensamiento, aquellos principios generales y fundamentos del mundo objetivo y de su reflejo en la conciencia humana que proporcionan un acertado enfoque científico de los fenómenos y procesos, un método de elucidación, cognición y transformación practica de la realidad. La piedra angular del materialismo dialéctico es la teoría relativa a la naturaleza material del mundo, al hecho de que en el mundo no existe nada al margen de la materia y las leyes de su movimiento y cambio. El materialismo dialéctico es enemigo resuelto e inconciliable de todas las representaciones acerca de esencias sobrenaturales, cualesquiera que sean los ropajes de que la revistan las religiones y la filosofía idealista. La naturaleza se desarrolla y alcanza sus formas superiores, incluyendo la vida y la materia pensante, no gracias a una fuerza del más allá, sino merced a causas dadas en ella misma, en sus leyes. La teoría dialéctica del desarrollo (dialéctica) elaborada por el materialismo dialéctico, señala cuales son las leyes generales gracias a las cuales acontecen los procesos del movimiento y cambio de la materia, el paso de sus formas inferiores a la superiores. Las teorías físicas actuales sobre la materia, el espacio y el tiempo, al reconocer la mutabilidad de la materia cualquiera que sea su especie y la inagotable facultad de las partículas materiales de experimentar transformaciones cualitativas, no solo se encuentran en prefecta concordancia con el materialismo dialéctico, sino que únicamente en el pueden hallar las ideas filosóficas y principios metodológicos necesarios. Lo mismo puede decirse de las ciencias que investigan otros fenómenos de la naturaleza. Sirve de análoga confirmación de los principios del materialismo dialéctico, la practica histórica actual de la humanidad que, dando un viraje radical, deja de lado viejas formas de vida social, ya periclitadas, para adoptar formas de vida nueva, socialistas. Articulando en una unidad la teoría del ser, del mundo objetivo, y la teoría relativa reflejo de este ultimo en la conciencia del hombre, el materialismo dialéctico es teoría del conocimiento y lógica. El paso fundamentalmente nuevo dado por el materialismo dialéctico en este terreno y que coloca la teoría del conocimiento sobre un sólido fundamento científico, estriba en haber incluido la práctica en dicha teoría. “todos los misterios que descarrían la teoría hacia el misticismo encuentran su solución racional en la practica humana y en la comprensión de esta practica” (Marx). Después de aplicar la teoría dialéctica del desarrollo del conocimiento, el materialismo dialéctico estableció el carácter históricos de los conceptos humanos, revelo la interconexión de lo relativo y lo absoluto en las verdades científica, elaboro el problema concerniente a la lógica objetiva del movimiento del conocimiento (lógica dialéctica, conocimientos) el materialismo dialéctico es un ciencia en desarrollo. Con cada gran descubrimiento científico, con el cambio de las formas de la vida social, los principios y tesis del materialismo dialéctico se concretan, se desarrollan, asimilan los nuevos datos de la ciencia y la experiencia histórica de la humanidad. El materialismo dialéctico constituye la base filosófica del programa, de la estrategia y de la táctica, de toda la actividad de los partidos comunistas.

 AUTOEVALUACIÓN

 Marcar la respuesta correcta:

 Afirma que la materia es divina y niega la existencia de Dios al margen de sí misma.

a). Materialismo         b). Ateismo        c). Monismo                 d). Hiloteísmo

 Ciencia que trata de las leyes más generales del desarrollo de la naturaleza, de la sociedad y del pensamiento humano.

a). Atomismo              b). Dialéctica    c). Monismo      d). Materialismo

 Aristóteles consideraba que el inventor de la dialéctica fue:

a).Platón         b). Parménides             c). Los Sofistas      d). Zenón de Elea

 El arte de la dialéctica consiste:

a). cogitación  b).reflexionar o meditar  c). Solo a      d). a y b

 Distingue la dialéctica como ciencia de los argumentos probables, de la analítica,  ciencia de la demostración

a). Parménides   b).Aristóteles   c). Marx    d). Hegel

 La concepción verdaderamente científica de la dialéctica fue creada por: a). Marx y Engels.    b). Hegel  c). Kant y Descartes   d). Schelling

 Verdadero  o Falso

El materialismo extremo estuvo muy influido por la doctrina de la evolución e incluso puede decirse que ha sido asimilado con la más amplia teoría de la evolución.                                                   (           )

 El materialismo dialéctico constituye la base filosófica del programa, de la estrategia y de la táctica, de toda la actividad de los partidos comunistas.                                                                                          (           )

 El desarrollo del pensamiento filosófico en íntima relación con la ciencia y con toda la práctica histórica de la humanidad, conducía con sujeción a  leyes a la victoria de la concepción materialista del mundo.        (            )

 Marx y Engels estructuraron la dialéctica sobre la base de la concepción materialista del proceso histórico  y del desarrollo del conocimiento, generalizando los procesos reales que ocurren en la naturaleza, en la sociedad y en el pensar.                                                                  (           )

 MATERIALISMO DIALECTICO

 A lo largo de la historia de la humanidad el hombre se formuló preguntas acerca del mundo y del lugar que el sujeto ocupa en éste. La naturaleza y las experiencias cotidianas sirvieron para dar respuestas a estos interrogantes. Es decir, el desarrollo de una filosofía dividida en dos campos de pensamiento: en idealistas y materialistas, posibilitó dilucidar estos misterios intelectuales que a pesar del agnosticismo posmoderno –y sus imposturas intelectuales- que atrapó algunas disciplinas sociales, hoy vuelve a cobrar relevancia intelectual. El materialismo considera la naturaleza como lo primario y el espíritu como lo secundario; pone el ser en el primer plano y el pensar en el segundo. El idealismo hace precisamente lo contrario: lo material no es sólo un reflejo distorsionado de las ideas. Fue Hume y Kant los primeros agnósticos, por llamarlos de alguna manera, quienes coincidieron en la imposibilidad de conocer la realidad que  enfrentamos cotidianamente.  Para Hume no sólo no es posible conocer las cosas, sino que tampoco es posible saber si existe una realidad objetiva. Desde esta visión se declara como metafísico cualquier intento de discusión sobre lo objetivo, pues para Hume lo único que el hombre puede saber está limitado a su conciencia y sensaciones. Kant reconoció la existencia de una realidad objetiva, independiente y trascendente del sujeto a la que denominó “cosa en sí”, pero que todo lo que hace a la esencia de esa “cosa” (realidad) permanece incognoscible. Sin embargo, el materialismo dialéctico evidenció a lo largo de la historia de las ciencias sociales y naturales, que todas las respuestas a estas cuestiones eran posibles desde la práctica.

Rasgos principales del Materialismo Dialéctico:

¿Por qué Materialismo? Porque todo lo que existe es producto del desarrollo de la materia. La naturaleza, la conciencia, la sociedad, el desarrollo, el espíritu es producto de la materia. El mundo material, conocido por los hombres a través  de los sentidos y explorado por la ciencia, es real. El pensamiento es un producto de la materia (el cerebro) sin el que no puede haber ideas con existencia propia. ¿Por qué Dialéctica? Porque se centra en la idea que todo en la naturaleza está en un constante estado de cambio y que este cambio se produce a través de una serie de contradicciones internas.  La Dialéctica no se ocupa sólo de los hechos, sino de los hechos en su conexión, de los procesos, no sólo de ideas aisladas, sino de leyes, no sólo de lo particular, sino de lo general. Un pensamiento dialéctico afirma que la ley de lo real es la ley del cambio. Hay transformaciones incesantes, tanto en la naturaleza inorgánica como en el mundo humano. No hay principios eternos, las concepciones humanas y morales se transforman de una época a otra. El mundo real implica una progresión cualitativa, desde la naturaleza inorgánica hasta el mundo humano que también es cambiante.  El Materialismo Dialéctico establece como medular el método dialéctico y la teoría que es materialista. Pensar que la vida social, la naturaleza, “el todo” se encuentra en permanente e incesante movimiento y desarrollo, es reconocer que hay partes que nacen y otras que mueren, que existe lo viejo y lo nuevo. Que el mundo esta en constante proceso de destrucción y reconstrucción.  El Materialismo Dialéctico nos señala que debemos considerar las cosas y la vida como son en la realidad. Que hay fenómenos ideales y materiales. Son dos aspectos diferentes de una misma naturaleza o sociedad. No puede existir uno sin el otro. Existen y se desarrollan juntos. Lenin expuso en su obra “Materialismo y Empirocriticismo” que “el mundo material percibidos por nuestros sentidos, al que nosotros mismos pertenecemos es la única realidad, nuestra conciencia y nuestro pasado, por suprasensibles que parezcan no son más que productos de un órgano material y corporal: el cerebro”. En esa misma tesis Lenin explicó que “la materia no es producto del espíritu; pero el espíritu mismo no es más que producto superior de la materia”.  Para explicitar su método de ascenso de lo abstracto a los concreto, la esencia del materialismo dialéctico, Marx reveló que no se trata de comenzar desde el todo viviente (real), porque  en tanto es algo concreto tiene una multitud de determinaciones diversas y la única forma de poder captar todas sus determinaciones esenciales sería reproducir  lo concreto en el pensamiento como un proceso de síntesis: “lo concreto  es concreto porque es la síntesis de múltiples determinaciones, por lo tanto, unidades de lo diverso. Aparece en el pensamiento como resultado, no como punto de partida y representación”. 

 A)    La Posibilidad del conocimiento

La concepción materialista dialéctica plantea la posibilidad de conocer desde la práctica

B)    Todo lo que existe es complejo.

No existen las cosas aisladas, sino en múltiples relaciones y estas relaciones no son unilineales sino reciprocas. “El materialismo pone conscientemente en la base de su teoría del conocimiento la convicción “ingenua” de la humanidad... consiente en admitir que las cosas, el medio, el mundo existen independientemente de nuestra sensación, de nuestra conciencia, de nuestro Yo y del hombre en general” (Lenin). El materialismo dialéctico concibe al conocimiento como un proceso complejo.

C)    La verdad objetiva

Para la dialéctica materialista la verdad absoluta se constituye de verdades relativas. “El pensamiento humano, por su naturaleza, es capaz de darnos y no da en efecto la verdad absoluta, que resulta de la suma de verdades relativas” (Lenin). El materialismo dialéctico insiste sobre el carácter aproximado, relativo, de toda tesis científica acerca de la estructura de la materia y de sus propiedades; insiste sobre la ausencia de líneas absolutas de demarcación en la naturaleza.

 SOBRE OTRAS CONCEPCIONES FILOSÓFICAS Y POLÉMICAS CON EL MATERIALISMO  DIALECTICO.

Para poner de relieve algunas concepciones sobre el conocimiento y en consecuencia las polémicas suscitadas con el materialismo dialéctico, creemos necesario plantear inicialmente las primeras postulaciones de una filosofía que Engels abordó en dos grandes dimensiones. Según él “el gran problema cardinal de la filosofía, especialmente de la moderna, es la relación entre el pensar y el ser, entre el espíritu y la naturaleza: ¿Qué está primero: el espíritu o la naturaleza?”, se pregunta.  En esta gran dicotomía intelectual, creemos enraíza una de las polémicas más sustanciales entre las filosofías contrarias al materialismo dialéctico. Desde el idealismo racionalista hasta el realismo crítico se dieron respuestas a estos supuestos planteados por Engels, que posteriormente con el devenir de las ciencias sociales y naturales irán perdiendo la supremacía que supieron tener: primero los que creían que el espíritu estaba antes que la naturaleza y, que por lo tanto, reconocían en última instancia, una creación del mundo bajo una u otra forma, es decir, una visión idealista de la cuestión. Desde esta concepción las cosas reales quedan suprimidas, sólo existen dos clases de objetos, los de conciencia (representaciones, los sentimientos) y los ideales (los objetos de la lógica y de la matemática). Por lo tanto, este idealismo va a considerar necesariamente los presuntos objetos reales como objetos de conciencia o como ideales. Dicho en otras palabras, toda realidad está encerrada en la conciencia del sujeto: las cosas no son nada más que contenidos de la conciencia, tanto pronto como dejan de ser percibidas por nosotros, dejan también de existir. Para este idealismo, la conciencia con sus variados contenidos es lo único real.  Uno de los representantes de esta línea es  el filosofo inglés Berkeley, aunque debemos decir que el idealismo tiene sus bases en la filosofía clásica. Para Berkeley el ser de las cosas consiste en su ser percibidas; “la pluma que tengo ahora en la mano no es otra cosa que un complejo de sensaciones visuales y tácticas. Detrás de estas no se halla ninguna cosa que la provoque en mi conciencia, sino que ser de la pluma se agota en su ser percibido”. Esta línea intelectual será completada años después por David Hume, quien dirá “no hay posibilidad de demostrar el origen objetivo de las sensaciones”. El otro extremo intelectual estaba representado  por los que reputaban la naturaleza como principio fundamental, adhiriendo a distintas escuelas del materialismo, pero alejados del pensamiento dialéctico. Algunos autores entendieron esta corriente intelectual también como “realismo”, una posición epistemológica según la cual hay cosas reales, independientes de la conciencia.

Desde esta concepción, según explica, J, Hessen, en su libro “Teoría del Conocimiento”, las cosas no nos son dadas en sí mismas, en su corporeidad, inmediatamente, sino sólo como contendido de la percepción. Y como identifica los contenidos de la percepción con los objetos, atribuye a éstos toda la propiedad  encerrada en aquéllos. Las cosas son para este “realismo ingenuo”, como llama Hessen,  exactamente tales como la percibimos; los colores que vemos en ellas les pertenecen como cualidades objetivas, lo mismo pasa con su sabor, su dureza o blandura. Sin embargo, dentro de esta línea aparece un “realismo crítico” que se acerca más al materialismo dialéctico pero que más allá de su cercanía será refutado por en el pensamiento Marx. El realismo crítico cree que todas las propiedades o cualidades de las cosas que percibimos solo por un sentido, como los colores, los sonidos, los olores únicamente existen en nuestra conciencia. Es decir, que estas cualidades surgen cuando determinados estímulos externos actúan sobre nuestros órganos de los sentidos. La concepción filosófica de Marx rechazaba enérgicamente el idealismo, es por ello que adujo que “lo ideal no es, por el contrario, más que lo material traducido y traspuesto a la cabeza del hombre”. Tal es así que el mismo Engel apoyó las teorías de Marx agregando que “la unidad del mundo no existe en su ser, sino en su materialidad que ha sido demostrada en el largo y penoso desarrollo de la filosofía y de las ciencias naturales. En este sentido, Engels explicó que “el movimiento es la forma de existencia de la materia. Jamás ni en parte alguna ha existido ni puede existir materia sin movimiento, ni movimiento sin materia. Pero si seguimos preguntando qué son y de dónde proceden el pensar y la conciencia, nos encontramos con que son productos del cerebro humano y con que el mismo hombre no es más que un producto de la naturaleza, desarrollado en un determinado ambiente natural”. Marx concluyó en torno a las primeras concepciones filosóficas con una crítica cardinal que forma parte de su pensamiento materialista dialéctico: ambas filosofías concebían la esencia del hombre en forma abstracta, por cuya razón se limitaron a explicar el mundo cuando en realidad se trata de transformarlo.  En cuanto a las polémicas del materialismo dialéctico con respecto a los nuevos paradigmas, el primer debate puede situarse en torno al antagonismo del materialismo dialéctico con respecto a la concepción metafísica, la cual  imagina la realidad como algo estático, concibe los cambios como mínimos e impulsados por fuerzas externas. Esto nos lleva a pensar en que las cosas no pueden cambiar, al conformismo, a la adaptación. Las cosas son así, siempre fueron así y así seguirán siendo. Frases como “siempre hubo pobres” podrían acomodarse a este modelo epistemológico. La polémica de la concepción metafísica con la materialista dialéctica, es explicada por Engels en el sentido de que para el pensador metafísico, las cosas y sus imágenes mentales, los conceptos, son objetivos de investigaciones dados de una vez para siempre, aislados, uno tras otros y sin necesidad de contemplar el otro, firmes, fijos y rígidos. El pensamiento metafísico sentencia a diferencia del pensamiento dialéctico, que una cosa no puede ser al mismo tiempo ella misma y algo diverso. Asimismo, podemos ubicar la concepción mecanicista, la cual reconoce que el mundo esta compuesto por cosas y, en último término, de particularidades materiales que se combinan entre sí de un modo “inerte”. Y traslada las leyes de la mecánica, a donde no rigen estas leyes, para explicar los fenómenos a través de la relación causa y efecto como una relación unilineal. O sea, a través de causas externas. Se intenta explicar todo a través del hombre máquina.  Esta concepción aparece también con regularidad en el pensamiento positivista-mecanicista, de Spencer y Comte, incluso el joven Durkheim, quienes intentaron modelar las ciencias sociales a una lógica simplista de causalidad: esto significa que un hecho social, se explica con otro hecho social y nunca con una multiplicidad de factores concatenados, dinámicos, contradictorios. A estas dos grandes líneas de pensamiento (metafísica y mecanicista), la concepción Materialista Dialéctica, refutó sus postulados filosóficos evidenciando que vemos el mundo desde su desarrollo interno, con sus contradicciones. Para esta concepción, los cambios en la naturaleza y la sociedad se producen por las contradicciones entre lo viejo y lo nuevo, entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, entre clases sociales. Para el materialismo dialéctico la respuesta a estas cuestiones sólo es posible desde la práctica, porque a partir de la práctica se aborda lo complejo y se conoce la realidad. 

Este método dialéctico concibe a las cosas y sus reflejos conceptuales esencialmente en su conexión, en su encadenamiento, su movimiento, su origen y su perecer. Dice Engels: “la naturaleza es la piedra de toque de la dialéctica, y tenemos que reconocer que la ciencia moderna ha suministrado para esa prueba un material sumamente rico y en constante acumulación, mostrando así que, en última instancia, la naturaleza procede dialéctica y no metafísicamente”.

AUTOEVALUACION

Verdadero (V) o Falso

 El idealismo considera la naturaleza como lo primario y el espíritu como lo secundario, pone el ser en el primer plano y el pensar en el segundo(          )

 Para Hume lo único que el hombre puede saber está limitado a su conciencia y sensaciones.                                                            (           )

 Un pensamiento dialéctico afirma que la ley de lo real es la ley del cambio.                                                                                          (           )

 La concepción idealista plantea la posibilidad de conocer desde la práctica                                                                                            (           )

 Engels explicó que “el movimiento es la forma de existencia de la materia. Jamás ni en parte alguna ha existido ni puede existir materia sin movimiento, ni movimiento sin materia.                                            (            )

 Los cambios en la naturaleza y la sociedad se producen por las contradicciones entre lo viejo y lo nuevo, entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, entre clases sociales.        (           )

 Las cosas no nos son dadas en sí mismas, en su corporeidad, inmediatamente, sino sólo como contendido de la percepción                                                                                                                                          (            )

 Marcar la alternativa correcta:

 Reconoció la existencia de una realidad objetiva, independiente y trascendente del sujeto a la que denominó “cosa en sí”, pero que todo lo que hace a la esencia de esa “cosa” (realidad) permanece incognoscible.

 A).Kant           B).Hume         C).Marx          D).Lenin

 Explicó que “la materia no es producto del espíritu; pero el espíritu mismo no es más que producto superior de la materia”. 

 A).Lenin          B).Kant           C).Marx          D).Hume

 Según él “el gran problema cardinal de la filosofía, especialmente de la moderna, es la relación entre el pensar y el ser, entre el espíritu y la naturaleza

 A).Engels        B). Hume        C).Marx          D). Kant

 MATERIALISMO DIALÉCTICO Y LÓGICA DIALÉCTICA

El materialismo dialéctico es la ciencia que estudia las relaciones entre la conciencia y el mundo material objetivo, las leyes más generales del movimiento y desarrollo de la naturaleza, de la sociedad y del conocimiento. La filosofía del marxismo se llama materialismo dialéctico porque constituye la unidad orgánica del materialismo y la dialéctica. Es materialista porque parte del reconocimiento de la materia como base única del mundo, considerando la conciencia como una propiedad de la material altamente organizada, como una función del cerebro, como un reflejo del mundo objetivo; es dialéctico porque reconoce la concatenación universal de los objetos y fenómenos del mundo, el movimiento y desarrollo de éste como resultado de contradicciones internas que actúan dentro de él.

El materialismo considera el ser social no sólo en forma de objeto que se opone al hombre, sino también subjetivamente, en forma de la actividad práctica histórico-concreta del hombre. Tal concepción de la práctica proporcionaba base científica a la teoría del conocimiento, a la cual el marxismo llegó desde el punto de vista histórico-social en vez del enfoque abstracto del materialismo contemplativo, que consideraba los vínculos entre los hombre como algo puramente natural.

La diferencia sustancial de la filosofía del marxismo respecto de todos los sistemas filosóficos anteriores consiste en que sus ideas penetran en la masa del pueblo trabajador, que es quien las lleva a la práctica; en cuanto a ella, se desarrolla justamente sobre la base de la práctica histórica de las masas populares. El mundo es modificado por la actividad práctica revolucionaria de las masas populares que han hecho suyas las ideas del marxismo. “De la misma manera que la filosofía encuentra en el proletariado su arma material, el proletariado encuentra en la filosofía su arma espiritual...” (C. Marx y F. Engels)

Lenin profundizó la concepción de las categorías fundamentales de la dialéctica materialista: materia y formas de su movimiento, espacio y tiempo, causalidad, libertad y necesidad, posibilidad y realidad, forma y contenido, etc. Lenin impulsó la concepción de la ley de la unidad y lucha de los contrarios como ley fundamental el mundo objetivo y del conocimiento, como esencia y núcleo de la dialéctica, formulando proposiciones esenciales sobre las dos concepciones del desarrollo: desarrollo como disminución y aumento, como repetición y desarrollo como unidad de contrarios, de desdoblamiento de lo único en contrarios que se excluyen recíprocamente y se hallan en interacción.

Señaló que el conocimiento va del contenido vivo al pensamiento abstracto y de éste a la práctica; que la conciencia del hombre es activa, pues no se limita a reflejar el mundo, sino dentro de la práctica humana participa en su transformación revolucionaria. Formuló la teoría de la verdad objetiva, relativa y absoluta, y señaló su intervinculación dialéctica. El punto central en la doctrina de Lenin sobre la verdad lo ocupa el problema del carácter concreto de la misma. Indicó que “la esencia misma, el alma viva del marxismo es el análisis concreto de la situación concreta”.

El enfoque dialéctico del conocimiento es, ante todo, un enfoque histórico. En su elaboración de la teoría del conocimiento Lenin concedía la atención particular a la necesidad del enfoque histórico, al examen de las formas de pensar en unidad con su contenido, y en relación con ello formuló las proposiciones fundamentales de la unidad de la dialéctica, la lógica y la teoría del conocimiento, determinó los principios fundamentales de la lógica dialéctica y señaló las vías de investigación del problema de la sucesión histórica en la formación de las categorías del pensamiento. Lenin determinó la vía que debía seguirse: la historia de la filosofía, la historia de las distintas ciencias, la historia del desarrollo mental del niño, la historia del desarrollo mental de los animales, la historia del idioma, más la psicología y la fisiología de los órganos de los sentidos: tales son las regiones del saber de las que debe formarse la teoría del conocimiento y la dialéctica.

MATERIALISMO Y CONCIENCIA.

El materialismo dialéctico parte del reconocimiento de la prioridad de la materia y del carácter secundario de la conciencia y considera que el mundo es la materia en movimiento. La materia no puede ser creada ni destruida; es eterna e infinita. El mundo es la diversidad de formas de movimiento de la materia, infinitas en el espacio y en el tiempo. Los datos de la ciencia moderna señalan que los procesos físicos, químicos, biológicos y sociales que tienen lugar en el mundo, no son algo encerrado en sí y singularizado. Todos ellos pueden transformarse recíprocamente, puesto que entre ellos existe una vinculación universal, concatenación e interacción. Según el materialismo dialéctico, la conciencia es una función del cerebro, un reflejo del mundo objetivo. Eso significa que la conciencia viene determinada fuera de la actividad natural y social existente y operante en el cerebro. El proceso de toma de conciencia del mundo y la actividad psíquica surgen y se desarrollan en el proceso de interacción real del hombre con el mundo a través de sus relaciones sociales. Los objetos, sus propiedades y relaciones, al ser reflejadas en el cerebro, existen en él en forma de imágenes, idealmente. El cerebro no es el origen, sino el órgano de la conciencia, es decir, la parte del cuerpo humano en la que el objeto que actúa sobre ella se transforma y adquiere la forma ideal de su ser. Lo ideal no es una substancia particular ni un acompañante secundario de los procesos materiales que transcurren en la corteza del cerebro, sino un producto de la actividad del cerebro, la imagen subjetiva del mundo objetivo.

DIALÉCTICA DEL PROCESO DEL CONOCIMIENTO.

El materialismo dialéctico parte del hecho de que el conocimiento es un reflejo del mundo en la conciencia del hombre, inseparable del cambio del objeto de conocimiento en el curso de la práctica social. La práctica es base de la formación y desarrollo del conocimiento en todos sus grados, fuente del saber, estímulo fundamental y meta del conocimiento, esfera de aplicación del conocimiento, criterio de la verdad de los resultados del proceso de conocimiento y “determinante de los vínculos del objeto con aquello que el hombre necesita” (Lenin). La actividad práctica del hombre se halla unida obligatoriamente a la actividad cognoscitiva. El proceso de conocimiento comienza con la sensación y la percepción. El paso del conocimiento sensorial al pensamiento lógico es un salto del conocimiento de lo individual, casual y exterior, al conocimiento generalizado de lo sustancial y sometido a leyes, de las formas tangibles del reflejo a aquellas formas que se hallan desprovistas de la “sustancia de sensoriedad”. Lenin escribía que “cualquier verdad se la hace..., si se la exagera, si se le aplica más allá de los límites que es dable hacerlo, puede ser llevada al absurdo, y en las condiciones indicadas, se transforma inevitablemente en absurdo”

LA DIALÉCTICA COMO LÓGICA Y COMO TEORÍA DEL CONOCIMIENTO.

La lógica dialéctica no es otra cosa sino la historia y el proceso del conocimiento en su elaboración lógica. Junto a la lógica dialéctica existe la lógica formal, la cual estudia las leyes de relación entre las premisas y las conclusiones y las leyes de la demostración. El materialismo dialéctico se apoya en el análisis de las categorías en los principios de la teoría marxista-leninista del reflejo y de la dialéctica. El estudio y la exposición de las categorías y leyes del materialismo dialéctico debe partir de la unidad de los métodos lógicos e históricos, lo cual a su vez, expresa la lógica objetiva de las relaciones de las cosas y su desarrollo, el desenvolvimiento en relación con la complicación de sus relaciones, ya que, según Marx, “la marcha del pensamiento abstracto, que asciende de lo más simple a lo complejo, corresponde al proceso histórico real”. En la base del sistema de la dialéctica materialista que se desenvuelve históricamente, debe ser colocada una categoría que no necesite de premisa alguna y que ella misma constituya la premisa de partida para la investigación de las categorías restantes. Así es la categoría de materia. A ella le siguen las formas fundamentales de existencia de la materia: MOVIMIENTO, ESPACIO Y TIEMPO. Los diversos estados de la materia se conocen sólo a través del movimiento. La CALIDAD es el rasgo específico del objeto dado, su peculiaridad, lo que le diferencia de los otros objetos. El proceso de conocimiento se realiza de tal modo que la conciencia de la calidad antecede al conocimiento de la CANTIDAD. Al mismo tiempo que descubre la determinación cualitativa y cuantitativa de las cosas, el hombre establece su DIFERENCIA y su IDENTIDAD, que son uno de los escalones elementales del conocimiento. Todos los objetos poseen aspectos exteriores que se alcanzan directamente con la sensación y la percepción, y aspectos internos, el conocimiento de los cuales se alcanza por vía mediata, mediante el pensamiento abstracto. Esta diferencia de los grados de conocimiento se expresa en las categorías de lo EXTERIOR y lo INTERNO. Sin una noción elemental de los nexos causales es imposible la actividad práctica del hombre encaminada a un fin. En el proceso ulterior de desarrollo del pensamiento el hombre empezó a comprender que la causa no se limita a generar la acción, sino que la supone en calidad de acción contraria. Al diferenciarse, la causa y el efecto no son dos formas distintas e independientes de existencia. Toda acción es INTERACCIÓN. El conocimiento profundo de los vínculos objetivos y de la interacción de las cosas es resultado de un largo desarrollo de la práctica social y del pensamiento; los vínculos más simples de las cosas fueron objeto del reflejo en la conciencia humana ya en la primeras fases de su desarrollo ya que son el conocimiento sería imposible la actividad productiva. La interacción de los objetos entre sí y de los distintos aspectos o momentos dentro del objeto, que se expresa en la contradicción, en la lucha de contrarios, es la causa universal, residente en la naturaleza de las cosas, de su cambio y desarrollo, los cuales transcurren no a consecuencia de un impulso de fuera como acción unilateral, sino en virtud de la interacción y de la CONTRADICCIÓN. La interacción práctica de los hombres con un gran número de cosas semejantes y diversas llevó a descubrir los signos individuales, particulares y generales de las mismas; estos sirvió de base para la elaboración de las categorías de la INDIVIDUAL, LO PARTICULAR Y LO GENERAL. Ahora, la REALIDAD es resultado del proceso de desarrollo de los objetos y procesos de la naturaleza y de la vida social, el grado concreto de desarrollo de los fenómenos, resultado de la aparición del ser presente a partir de la posibilidad real. La posibilidad es el ser potencial, interno, del objeto que se revela. La realidad es más rica que la posibilidad, puesto que esta última no es sino uno de los momentos de la realidad. Las leyes universales fueron descubiertas por la generalización de las leyes de orden parcial. Las leyes más generales de la dialéctica materialista son: PASO DE LOS CAMBIOS CUALITATIVOS A CUANTITATIVOS, UNIDAD Y LUCHA DE CONTRARIOS Y NEGACIÓN DE LA NEGACIÓN. La ley del paso de los cambios cuantitativos a cualitativos muestra el modo cómo se realiza la aparición de lo nuevo. Pero no revela toda la esencia del proceso de desarrollo, no nos dice qué es la fuerza motriz, la fuente del desarrollo. La fuerza motriz del desarrollo viene expresada por la ley de la unidad y la lucha de contrarios. Según esta ley, los objetos y fenómenos del mundo objetivo, en el proceso de su desarrollo -que se desprende de la interacción y contradicción entre los distintos objetos y fenómenos y de los distintos aspectos dentro de los objetos y fenómenos y de los distintos aspectos dentro de los objetos y fenómenos-, pasan del estado de diferencia no advertida y no esencial de los aspectos que integran el fenómeno dado a las diferencias esenciales de los aspectos del todo y a los contrarios, los cuales se manifiestan entre sí en contradicción, en lucha, que es la fuente interna de desarrollo de dicho fenómeno. Cualquier desarrollo es un proceso dirigido de manera determinada. Este aspecto del desarrollo viene expresado por la ley de la negación de la negación. Cada fenómeno es relativo y, en virtud de su naturaleza finita, pasa a otro fenómeno, el cual, en determinadas condiciones, puede convertirse en el contrario del primero y negarlo. La negación es no sólo la negación de lo viejo, sino la afirmación de lo nuevo. Como resultado de esta creciente negación de la negación se obtiene el movimiento del objeto de lo simple a lo complejo, de lo inferior a lo superior, con elementos de repetición de etapas pasadas, de retrocesos temporales, etc. Cada momento de desarrollo, por mucho que se diferencie del anterior, procede de él, es resultado de se desarrollo, por lo cual lo incluye y conserva en sí en un aspecto transformado. De ahí se desprende una importante exigencia al conocimiento científico, que se manifiesta en calidad de método: EL CONOCIMIENTO HISTÓRICO ÚNICAMENTE PUEDE SER FECUNDO CUANDO CADA MOMENTO DEL DESARROLLO HISTÓRICO ES CONSIDERADO COMO RESULTADO DEL MOMENTO PRECEDENTE Y EN RELACIÓN ORGÁNICA CON ÉL. El materialismo dialéctico proporciona a los investigadores el único método científico de pensar, el método de conocimiento adecuado a las leyes del mundo objetivo. En cuanto al materialismo dialéctico, trata de las leyes más generales del movimiento y desarrollo del ser y del pensamiento, el conocimiento de las leyes universales a su vez, sirve de base y guía para el estudio de las leyes específicas. Cada ciencia se basa en los resultados del conocimiento de las leyes universales del desarrollo como principio metodológico. El único método científico para el conocimiento y transformación de la realidad es la dialéctica materialista...”ya que es la única que nos brinda la analogía y, por tanto, el método para explicar los procesos de desarrollo de la naturaleza, para comprender, en sus rasgos generales, sus nexos y el tránsito de uno a otro campo de investigación” (Dialéctica de la Naturaleza) La tesis del materialismo dialéctico de que la materia

{
}
{
}

Deja tu comentario Materialismo Dialéctico

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre